Si alguna vez tenéis la oportunidad de pasear por un cementerio estadounidense os encontraréis con la curiosa casualidad de que en un buen puñado de lápidas aparecerá el nombre John Doe. Pero no se trata de muchas personas fallecidas con el mismo nombre y apellido, sino que tiene otra explicación.

John Doe es un nombre ficticio y genérico usado principalmente en Norteamérica con respecto a alguien anónimo del cual no se sabe la identidad e incluso para referirse a un caso supuesto.

Algunas fuentes documentadas señalan que el  origen en el uso de este método para designar a un ‘sin nombre’ proviene del Reino Unido, en el que existe un escrito referente a un juicio realizado durante el siglo XIV en la corte del Rey Eduardo III. La migración de personas, y sus costumbres, hacia el continente americano llevo esta forma de dar un nombre a los desconocidos.

El equivalente en castellano a John Doe tiene múltiples opciones y variantes encontrándonos con los famosos Fulano de tal (o Mengano, Zutano, Perengano), Juan Pérez, Perico de los Palotes, Juan Español, Don Nadie, Sin nombre, o las iniciales NN, procedentes de la expresión en latín nomen nescio (que se traduciría como ‘desconozco el nombre’). NN en inglés se atribuye a la expresión No Name y en castellano a Ningún Nombre.

Los cadáveres sin identificar o pacientes en urgencias también reciben esta denominación. El equivalente femenino es Jane Doe y Baby Doe en el caso de los bebés.

Cuando son varias las personas ‘sin nombre’, para no repetir los mismos se echa mano  a otros nombres como James y Judy, e incluso para referirse a los parientes de esos desconocidos.

En Estados Unidos es muy habitual usar el nombre John Doe cuando, en una conversación sobre temas legales, se pretende mantener en secreto la identidad real del afectado (o se desconoce) y también cuando se especula sobre situaciones hipotéticas.

Al mencionar a la parte contraria, recurrimos a Richard o Jane Roe (Norma McCorvey es la Jane Roe más conocida, en el caso Roe contra Wade consiguió que la Corte Suprema  reconociera el aborto como un derecho constitucional, cambiando la ley de Estados Unidos sobre el aborto).

En internet podemos encontrarnos con muchas personas que utilizan el apodo John Doe con objeto de no facilitar su verdadero nombre y/o datos personales.

Cada país tiene su equivalente a John Doe y así como ya he indicado que en España y muchos países de habla hispana suele ser Fulano o Juan Nadie (entre otros), podemos encontrarnos con Fred Nurk en Australia, Joe Bloggs en Reino Unido, Mario Rossi en Italia, Vasya Pupkin en Rusia, Nanashi No Gombe en Japón, Jean Dupont en Francia o Jos Bleau en Canadá (por poner unos pocos ejemplos).

Cabe destacar que en el año 2002 se rodó la serie John Doe, que cuenta precisamente la historia de un hombre sin identificar que pierde la memoria y despierta sin saber cuál es su identidad. Anteriormente, Frank Capra dirigió en 1941 la película Meet John Doe (titulada ‘Juan Nadie’ en España),  en la que un vagabundo  se convierte en un reconocido líder de opinión con la ayuda de una joven periodista.

ALFRED LÓPEZ

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *